MADRE TIERRA

AIRE . AGUA . TIERRA . FUEGO

LA MESA-CUNDINAMARCA

“Hace diez años salimos de la selva para llevar sabiduría ancestral al mundo moderno. En este espacio hemos construido un lugar para el beneficio de todos, una casa de sanación y meditación para que las personas se reencuentren con la sabiduría indígena. Todos venimos de estas culturas y reencontrarnos con ellas despertará nuestra consciencia”.

Taita Fernando Lezama

El Taita Fernando Lezama construyó la Maloca Yai Bahi para preservar y compartir el saber ancestral que nace de esta Medicina. Alrededor de esta casa de sanación ha sembrado Yagé, conocido también como el bejuco del alma, y otras plantas de la selva que elevan la energía del lugar. En esta nave cósmica, donde se mueven las fuerzas del universo, nos conectamos con el mundo ancestral de los Abuelos.

 

La Maloca Yai Bahi abrió sus puertas hace nueve años y, desde ese momento, más de 5 mil personas han asistido a las ceremonias oficiadas por el Taita Fernando en este lugar. Tantos años de constante trabajo han convertido a la Maloca Yai Bahi en un lugar de gran poder energético, bendecido por el yagé, por lo que tomar aquí se asemeja mucho a la experiencia de tomar en medio de la Selva.

Cada cierto tiempo, Abuelos de la Medicina salen de la Selva para apoyar y enriquecer el trabajo del Taita Fernando Lezama. Así, nos han visitado el Abuelo Laureano Piaguaje, el Abuelo Guillermo Lusitante y el Abuelo Avelino Quenamá. Con el Abuelo Lusitante vinieron también la Abuela Beatriz y su hijo el Taita Erminsul Lusitante. Sus visitas bendicen el trabajo que se realiza en esta casa de sanación. 

"En esta maloca, en esta finca, tomo Medicina como si estuviera en mi chagra, en la selva".

Abuelo Guillermo Lusitante

02

NUESTRA HISTORIA

Madre Tierra es un hermoso lugar, tejido de naturaleza y energía, bendecido por el poder de la Medicina, ideal para la meditación y el auto-reconocimiento profundo.

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now