MADRE TIERRA

AIRE . AGUA . TIERRA . FUEGO

LA MESA-CUNDINAMARCA

Fernando Lezama empezó sus estudios de chamanismo a los 5 años, convocado por el Abuelo Juvenal Motunbajoy, debido a la fuerza que este Taita experimentado podía presentir en el canto del que sería su pupilo.

 

Los cantos son la herramienta esencial de un Taita, pues es a través de él que convocan a los ancestros

y elementales de la selva. Además son el instrumento sanador y la llave para entrar al mundo de las visiones.

 

Así, el Taita Fernando estuvo en la selva con su mentor aprendiendo los senderos del yagé y, a los 12 años, ya estaba listo para ceremoniar. Aún así continuó al lado de este maestro muchos años más sirviendo y profundizando en esta ciencia espiritual. A lo largo de su aprendizaje, ha tenido la fortuna de compartir con Abuelos sionas, cofanes y coreguajes, por lo que reúne tres vertientes de sabiduría ancestral en el manejo del Yagé.

 

Es un Taita que cosecha lianas silvestres y cocina su propio remedio en la selva, lo que garantiza que la Medicina que ofrece es pura, sin ningún ingrediente ajeno a la preparación tradicional. Siempre que corta una planta, siembra alrededor diez hijos con el deseo de que otro Taita, en el futuro, coseche lo que él plantó, perpetuando así la semilla y manteniendo el equilibrio natural de este bejuco sagrado. 

Taita Fernando Lezama

El yagé es un arte milenario que sirve para curar el cuerpo y el espíritu

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now